Acción Diferida para los Llegados en la Infancia

El 15 de junio de 2012, durante el gobierno de Obama, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que los inmigrantes indocumentados que cumplían con cierta presencia física, antecedentes penales y requisitos educativos podían solicitar una acción diferida (de ser deportados) por un período de dos años, siendo elegibles para una renovación de sus respectivos estados migratorios. Durante ese período de acción diferida, esas personas serían elegibles para obtener una autorización de trabajo y estarían protegidas de la aplicación de las leyes de inmigración (deportación) mientras siguieran cumpliendo con los requisitos para la acción diferida. Este programa se llama Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, más comúnmente conocido como DACA. Los beneficiarios de DACA son personas jóvenes e indocumentadas que fueron traídas a los Estados Unidos cuando eran niños.

Lo que no hace DACA

Los beneficiarios de DACA no reciben visas tradicionales, no se les otorga una Tarjeta Verde (en inglés, Green Card) ni se convierten en residentes permanentes legales. Esto se debe a que DACA se creó mediante una acción ejecutiva y el Congreso no realizó cambios a las leyes de inmigración. Además, a través de DACA, usted no puede convertirse en ciudadano de los Estados Unidos. Para que eso suceda debe ocurrir una reforma migratoria y debe legalizarse una versión de la “Ley del Sueño” (en inglés, “Dream Act”) o los Estados Unidos deben otorgar una amnistía a los beneficiarios de DACA. Sin embargo, DACA les dio a los soñadores la capacidad de obtener permisos de trabajo y les aseguró que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas no los deportaría usando procedimientos de remoción, siempre que dichos beneficiarios cumplieran con los términos de DACA y otras leyes de inmigración.

DACA bajo la administración de Trump

Durante su campaña presidencial, Trump prometió repetidamente terminar el programa DACA. Sin embargo, desde que ganó la elección, Trump ha suavizado su postura hacia los beneficiarios de DACA. Ahora promete una reforma migratoria integral y tratar a DACA “con cariño” (en inglés, “with heart”. Entonces, ¿pueden estar tranquilos los destinatarios de DACA? Esta es una pregunta que debe hacerle a un abogado de inmigración experimentado, porque no todas las situaciones son iguales. DACA es una política, no una ley. En teoría, podría cancelarse o modificarse en cualquier momento sin previo aviso. Puede pensar que está a salvo de una acción de inmigración, pero la mejor manera de averiguarlo es ponerse en contacto con un abogado de inmigración. Muchos inmigrantes califican para un estatus legal pero no lo saben. Por lo general, un abogado de inmigración calificado puede informarle en una consulta gratuita si puede calificar para un estatus legal de inmigración en los EE. UU. También puede utilizar nuestra herramienta Buscador de Soluciones de Inmigración. Solo le tomará un par de minutos averiguar si puede calificar y es gratis.

Deportación de extranjeros criminales

Si está al corriente de las noticias sobre inmigración, sabe que en lugar de deportar a los “soñadores” (en inglés, “dreamers”), el gobierno de Trump se está enfocando en los inmigrantes ilegales que cometen delitos. Miles de “extranjeros ilegales” criminales son llevados a un tribunal de inmigración y deportados cada mes. La verdadera pregunta es, sin embargo, ¿en qué consiste ser un extranjero criminal? ¿Tienes que cometer un delito grave? ¿Qué pasa con un delito menor, conducir bajo la influencia del acohol o las drogas (DUI, por sus iniciales en inglés) o una citación de tráfico? Durante la época de Obama, si usted era un inmigrante que vino a los Estados Unidos a través de la inmigración ilegal, realmente solo tenía que temer ser deportado si cometió un delito grave o si fue capturado por Seguridad Fronteriza (en inglés, US Customs and Border Protection) y puesto en detención migratoria. Sin embargo, bajo la administración de Trump cualquier persona que no haya ingresado a los EE. UU. a través de inmigración legal o que haya rebasado la estancia autorizada en su visa o haya acumulado de otro modo un estatus de inmigración ilegal debe estar preocupada. En el día correcto, en el lugar equivocado, con el agente de ICE incorrecto, incluso un destinatario de DACA puede ser objeto de expulsión debido a una infracción relativamente menor.

El futuro de DACA

A pesar de esta incertidumbre, miles de personas han recibido DACA desde que Trump asumió la presidencia y sigue siendo un programa válido. Por lo tanto, cualquier persona que haya venido a los Estados Unidos antes de cumplir los 16 años y tenga menos de 31 para el 15 de junio de 2012 debe consultar con un abogado de inmigración con experiencia para constatar si es elegible para DACA. Además, cualquier persona que actualmente tenga DACA y aún sea elegible para dicho programa debe continuar renovando ese estatus, idealmente en el período de 120 a 150 días anteriores a la expiración del mismo. ¡No esperes! Al menos un destinatario de DACA ha sido recientemente expulsado de los EE. UU. por no haber renovado a tiempo su estatus de DACA. Como ha sido evidenciado, las personas que no cumplen con los requisitos de DACA o que no renuevan su DACA a tiempo se ponen en riesgo de ser expulsadas de este país.

Póngase en contacto con un abogado de inmigración de Tustin hoy

Finalmente, aunque DACA brinda muchos beneficios positivos, no es un status legal. Puede ser terminado en cualquier momento y no proporciona un camino a la ciudadanía estadounidense. Los beneficiarios de DACA y aquellos que son elegibles para DACA deben consultar a un abogado de inmigración experimentado para ver si califican para otro tipo de beneficio de inmigración. Muchas de estas opciones alternativas conducen a la ciudadanía estadounidense y fueron creadas por el Congreso, por lo que, a diferencia de DACA, la nueva administración no puede cambiarlas ni terminarlas fácilmente. Uno de nuestros experimentados abogados de inmigración en Carolina del Norte o Tustin, California, puede ayudarlo a encontrar un camino hacia la residencia permanente o incluso convertirse en ciudadano estadounidense. Llámenos ahora.